Encerrada en el Metro

tunnel walking
tunnel walking

Un día normal como cualquier otro, así empezó este viernes, mi canción favorita al despertar, y dormir esos 5 min de más, dieron como resultado … ir tarde al trabajo, pero me monte en el metro con la esperanza de llegar tan solo 10min tarde, ya faltaban solo 200m para llegar a la estación cuando el tren se apago por completo y se escucho la voz de “señores pasajeros en breves momentos iniciaremos movimiento” , dije ok esto siempre sucede, además con el iPod nada parece estar mal, pasaron 5 min y el mensaje de parte del operador, volvió a escucharse; Dios nos estamos cocinando del calor, el aire ya es más caliente, no tengo a nadie pegado a mí, pero no quiere decir que la claustrofobia no comience a afectar (ridícula fobia que trato de esconder); cómo explicarle a cientos de personas que dejen de respirar porque se me acaba el aire (suena a malcriadez), que las paredes del vagón comienzan a juntarse y de que si no fuese porque escribo esto y tengo mis audífonos estaría gritando sin parar; han pasado 30 min en los cuales: nuevas relaciones han empezado a surgir, los que tienen señal (no me cuento entre los afortunados, gracias movilnet) han comenzado a avisar a sus trabajos y familia, algunos hasta en tono de “la gran aventura del día”; entre tanto vemos a los operadores correr por los túneles intentando repararlo, y mensajes cada 10min que dicen: “señores usuarios, estamos detenidos debido a una falla eléctrica” y miles de rumores que dicen “eso ya lo notamos!”. La gente comienza a marearse del calor, entre tanto yo recuerdo mi claustrofobia y como mi valor para manejar va creciendo; al operador se le ha olvidarlo silenciar ese radio que solo ellos deben escuchar, así que aquí en nuestro encierro “sabemos” el caos que estamos causando al estar detenidos. No les he contado, ¿qué apagaron el tren por completo?, pues fueron los 3 minutos más horribles de mi vida, encerrada en tubo de metal rodeada de gente, a oscuras y sin aire. La gente o algún operador abrió las puertas y comenzaron a bajarse, pero ahora el problema es que el espacio del túnel es más angosto y hay congestión. No sé si estoy delirando del calor pero comienzo a sentir el aire acondicionado, aunque ha vuelto apagarse. Por supuesto yo estoy escribiendo mientras otros graban videos o toman fotos. Acabo de sentir envidia de un señor que al parecer tiene señal perfecta con su “vergatario”, bueno la gente ha comenzado a montarse nuevamente, nuestro hilo musical es el radio secreto de los operadores, uno acaba de pasarme por un lado. Tengo dudas de si bajarme a caminar o continuar aquí, la cola de afuera igual no se mueve y si lo hace son como 3 pasos. Los Pasajeros/paparazzi han salido a tomar fotos del suceso y me pregunto, por qué yo no lo he hecho?, si bueno he estado ocupada escribiendo este que creo será mi primer post largo y en español en mi blog, ya alguno vera alguna foto por el twitter o el facebook . Parare mi relato por ahora la claustrofobia comienza a recordarme donde me encuentro, como si pudiese olvidarlo.
Han pasado las horas desde que salí de aquel túnel, así que vine a contarles que sucedió luego. Al guardar el celular para decidir que hacía, la pila ya estaba en amarillo, una señora me pregunto si tenía señal y me di cuenta que mis mensajes (avisando donde estaba) habían salido finalmente, y me ofrecí a ayudarla a enviar un mensaje por ella, luego decidí bajarme y unirme a la cola en el estrecho pasillo del túnel (que me hizo recordar aquella horrorifica obra de teatro sobre los campos de concentración) y bueno claro está que mi lado de paparazzi salió a relucir, aprovechándome de las luces de otras cámaras y de las linternas; la cola avanzo más rápido de lo esperado, pude ver los túneles, cruzar las vías del tren, me sentí como en película del éxodo, por la cantidad de gente que venia detrás de mi, también pensé en lo “cool” que sería la foto cruzando las vías; tuve que tomar de la mano a un bombero para dar un paso y de repente al fin dejamos el piso de cemento y subimos las escalera, forradas del distintivo piso del metro y dije, al fin más espacio, algo de luz; y recordé que iba tarde, así que apure el paso y me encamine a mi puesto de trabajo. Gracias @Metro_Caracas por esta experiencia inolvidable.

La verdad que este marzo comenzó algo alocado, pero espero cosas grandiosas de él.

Advertisements
Encerrada en el Metro

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s